Historia

“Angastaco” proviene de la lengua kakana, significa “Pueblo de la Aguada del Alto”.

Se ubica sobre la ruta 40, a 75 km al noroeste de Cafayate, y a 90 al Sur de Cachi. Está a 1.990 metros sobre el nivel del mar y posee un clima templado y seco. El verano, si bien es caluroso durante el día, por la noche tenemos un descenso de temperatura moderado. Los inviernos son fríos y secos. En cuanto a la heliofanía, Angastaco tiene un promedio de 330 días soleados al año.

Está situado en un valle surcado por el río homónimo, que cruza junto al pueblo después de nacer en Pucará, y es el que permite el cultivo de la vid y otros frutales, especias y forrajes.

Este pueblo rememora las crónicas de las resistencias de los aborígenes, especialmente del cacique Juan Calchaquí, y luego del falso Inca Pedro Bohorquez, cuyo lugar de residencia fuera el actual yacimiento arqueológico de Pucará en Angastaco. El mismo dista a 34 Km del poblado, y se puede acceder en vehículo por la ruta de ripio. Es importante destacar que el camino se torna intransitable en época de lluvia. Desde mediados del siglo XVIII las parcialidades indígenas asentadas en la localidad dependían de la Misión Franciscana del Rosario de Calchaquí, ubicada en el paraje de San Isidro, cercana a Cafayate.

Angastaco es la población de los Valles Calchaquíes que más inmigrantes europeos y árabes recibió, luego de la residencia en este lugar de Don Joaquín Miralpeix, quien dona las tierras donde se levantará posteriormente la nueva población.
Actualmente el pueblo ofrece gran variedad de actividades turísticas como senderismo, cabalgatas, turismo rural, visitas a bodegas, y es pionero en realizar los circuitos nocturnos, donde el visitante se quedará maravillado con la Luna Angastaqueña. Estos servicios pueden hacerse de manera individual, o bien, mediante la contratación de un guía turístico. Por esta última opción podrá consultar en las Oficinas de Información Turística, o bien en cualquiera de los alojamientos hoteleros

Free HTML5 Bootstrap Template